David Lee Roth apuesta por ‘Yankee Rose’

Los abriles 80 fueron una época extraña para el pop patriótico, las canciones de protesta y los comentarios matizados sobre Estados Unidos que se ubicaban en algún punto entre el pop y la protesta. La división incluso fue una época extraña para David Lee Roth.

Nunca ha sido descrito como ordinario, pero desde «Hot For Teacher» hasta «Just a Gigolo / I Ain’t Got Nobody» para retornar a registrar su voz en Cómelos y sonríe en castellano, el exlíder de Van Halen fue una jugada excéntrica de proporciones épicas.

Luego convirtió la Estatua de la Atrevimiento en un símbolo sexual: «Yankee Rose», el primer sencillo del LP primicia en solitario de Roth. Cómelos y sonríe, llegó el 18 de junio de 1986, cuando el monumento se sometió a una importante renovación con motivo del centenario de su dedicación. La canción se convirtió en el tercer éxito Top 20 de Roth, pero su primer diferente. De esta modo, “Yankee Rose” marcó el tono de la producción en solitario de Roth con una fetiche alegre, tonta, ingeniosa y gonzo de uno de los símbolos más icónicos del país.

Los fanáticos de toda la vida eran muy conscientes de la proclividad de Roth tanto por las insinuaciones sexuales como por el material sexual directo y enfático. Durante su carrera con Van Halen, Roth había proclamado su sexo por las chicas guapas, las mujeres guapas, las educadoras, las enamoradas, las señoritas, las piernas, los pequeños soñadores, las guitarras pequeñas, los buenos momentos y un coche llamado «Panamá». Cuando decidió ir solo, o tal vez se vio obligado a hacerlo, los gustos de Roth se volvieron más impredecibles.

Comenzó con el Alienado por el calor EP, que canalizó su antigua manada en su forma más cursi. Con reminiscencias de las versiones de Van Halen de «Happy Trails» y «Big Bad Bill (Is Sweet William Now)», el conjunto de cuatro canciones rindió homenaje a Louis Prima («Just a Gigolo / I Ain’t Got Nobody»), el Edgar Winter Group («Easy Street») y Lovin ‘Spoonful («Coconut Grove»).

Estas versiones podrían deber sido un reinicio, o tal vez anunciaron el descuido del hard rock por parte de Roth para convertirse en un cantante de salón novedoso, un sonido con el que había coqueteado desde entonces. 1980’s “¿Podría ser esto mágico?» En punto de, Alienado por el calor dio paso a la sensación Van Halen-esque de «Yankee Rose».

Para un tipo que nunca parecía apresurarse o calcular, «Yankee Rose» llevaba una carga pesada. Celebró un hito estadounidense al intentar vencer a Van Halen en su propio engranaje con una equilibrio de conducción, pero aún así, cálido con los 40 mejores que presentó una manada de virtuosos con el bajista Billy Sheehan, el baterista Gregg Bissonette y Steve Vai y su cómo-el. -con-diablo-está-haciendo-esa guitarra.

Cómelos y sonríe mostró que Roth podía escribir cultura con seriedad. Entre himnos puros de buen tiempo como «Goin ‘Crazy!», Exploró meditaciones de ensueño en canciones como «Ladies’ Night in Buffalo?» y «Big Trouble», que trianguló la estética de la poesía beat, la humanidades posmoderna y el descarado rock ‘n’ roll. Aún así, trazar la intención artística de Roth en estas canciones extrañas resultó congruo difícil de alcanzar.

Con «Yankee Rose», dividió la diferencia entre lo extraño y lo convencional. En su mayoría, las cultura eran obvias: ¡se ve hermosa y salvaje, salvaje, salvaje! – pero la verdadera intención de Roth parece ser una celebración de la autonomía estadounidense. Hace relato a las batallas del 19 de abril de 1775 de Lexington y Concord, que comenzaron la Revolución Saco (“el disparo se escuchó en todo el mundo«), «America la BELLA» («mar a mar brillante«) Y» La pancarta con estrellas «(«Tan bonita cuando sus cohetes brillan, todavía proviniendo cualquier tinieblas que su bandera todavía esté allí”) Conexo con guiños al 4 de julio, independencia, petardos y la luz de las antorchas de la estatua.

Audición a David Lee Roth interpretar ‘Yankee Rose’

Asimismo hay una astuta relato a su propia autonomía recién adquirida de Van Halen: «Bueno, ¿adivinen quién está de dorso en circulación?» y «¿Estás despierto para la nueva sensación?«En conjunto,» Yankee Rose «equivale a un sofisticado desvío ecológico de un tipo a menudo conocido por vocear y bostezar cosas como»Ah-ah-ha sí, whoo-hoo-ooh«En» Corriendo con el diablo «, por no balbucir del inmortal»mumala bebuhla zeebuhla boobuhla humala bebuhla zeebuhla bop. » Por supuesto, Roth equilibra las cosas con una relato a la tarta de manzana que tiene poco que ver con la pastelería.

El resultado fue una equilibrio divertida y pegadiza, completada por una manada de crack que podía competir con Van Halen. Roth había enfrentado sus ases de reemplazo en Vai, Sheehan y Bissonette, un trío cuyo currículum lucía una impresionante e impredecible mezcla de actos, desde Frank Zappa hasta Maynard Ferguson. Cada uno de ellos tenía mucho espacio para dejar romper el LP, pero Vai entregó el momento más asombroso del set en «Yankee Rose».

Roth comienza la canción teniendo una «conversación» animada con la guitarra de Vai, un truco que él y Eddie Van Halen nunca intentaron en seis álbumes. Vai ofrece un conforme amplio y resonante en medio de tambores pesados, luego un chillido de seis cuerdas que suena como una voz humana que examen atención. «¿Qué?Roth vuelve a nombrar a la guitarra. Vai alega con un chillido aún más detención, parecido al de un humano, y Roth se pica al modo completo de lotario-conoce-carnival-ladrador: «Bueno, déjame subir a la bordillo y echar un vistazo. » Proceden a trocar abucheos y risas, y solo más tarde entendemos que Roth en efectividad está golpeando una estatua de 151 pies destinada a dar la bienvenida a las «masas apiñadas que anhelan respirar independientemente» en las costas estadounidenses.

«Dave y yo verdaderamente nos llevamos aceptablemente», reflexionó Vai seguidamente. “Hay poco en nosotros que tiene un tipo similar de inclinación, un extraño sentido del humor. Muchas estrellas de rock en ese momento nunca optarían por poco así: balbucir con la guitarra, balbucir con la guitarra. … Pero Dave estaba como, ‘¡Sí, hombre! Esto es Alienado. ¡Vamos a hacerlo!'»

Treinta segundos a posteriori, la manada cambia a entrada velocidad y, de repente, Roth ha dejado antes el acto de salón de Alienado por el calor. “Yankee Rose” retumba y golpea. Muestra voces armónicas en un coro a canto, una sección rítmica fija y un trabajo de guitarra que arde, crepita, arde y escupe fuego.

Los teclados, por supuesto, habían comenzado 1984, el LP final con la formación diferente de Van Halen. Así que la audaz transigencia de guitarra de «Yankee Rose» se sintió como un disparo en el portería. La canción canalizó absolutamente el sonido clásico de la antigua manada de Roth, desde su emplazamiento y respuesta introductoria hasta la tendencia de bajo persuasivo y los tambores, hasta la idea de escribir un himno lujurioso a la Estatua de la Atrevimiento.

Todo esto se sumó a un triunfo que encajaría muy aceptablemente entre «Drop Dead Legs» y «Hot for Teacher». Pero en cambio, “Yankee Rose” reintrodujo al rey más ocurrente, alocado y cursi del rock.

Cambios en la adscripción de Van Halen

Tres cantantes diferentes y dos bajistas diferentes se unieron a los hermanos Van Halen a lo dispendioso de los abriles.

Ver Rock’s Epic Fails: Van Halen Edition

.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies