Es difícil de creer, y ligera de olvidar, que Deep Purple alguna vez se definió por versiones de canciones. De hecho, los primeros cuatro sencillos del liga vinieron de los catálogos de otros – Joe South, Neil Diamond, Ike & Tina Turner y los Beatles – en punto de las manos de la pandilla Purple.

Eso cambió en proporcionado poco tiempo y ciertamente cuando la columna de Mark II con Ian Gillan y Roger Glover se formó en 1969. Desde En rock en delante, dejaron la rudimentos de cubiertas en el espejo retrovisor, en el foráneo y llamando a la puerta trasera, por así decirlo. Y eso hace Volviendo al crimen un poco de shock.

El conjunto de 12 pistas es un libro completo y no necesariamente canciones que esperarías escuchar a Deep Purple. Solo 18 meses luego de 2020 ¡Uy! Es el cambio más rápido de Purple desde mediados de los 70, encabezado por el productor Bob Ezrin como una alternativa para terminar con la pandemia al proceso creativo habitual del quinteto de improvisaciones en el estudio. Que Purple pueda sonar auténtico tocando casi cualquier cosa no es necesariamente la novedad aquí; es lo que el liga eligió cubrir lo que sorprende.

Es un eufemismo afirmar que selecciones como «Rockin ‘Pneumonia and the Boogie Woogie Flu» de Huey «Piano» Smith, «Dixie Chicken» de Little Feat, «Let the Good Times Roll» de Louis Jordan, «Watching the River Flow» de Bob Dylan «o» La batalla de Nueva Orleans «de Jimmy Driftwood parecen fuera de la caja. Pero estas sorpresas son sorprendentemente convincentes. El guitarrista Steve Morse puede invertir algunas técnicas de interpretación diferentes, Don Airey gancho un pequeño piano de barril en algunas de las pistas y el baterista Ian Paice suena asegurado en los diferentes enfoques rítmicos. Mientras tanto, Gillan puede cantar casi cualquier cosa, por lo que su voz termina siendo el mejor embajador de esta tarifa poco probable.

Volviendo al crimen tiene un montón de heavy, igualmente, con una variedad de sabores como los psicodélicos ardientes de «7 and 7 Is» de Love y «Shapes of Things» de Yardbirds, o el colección de parking de Mitch Ryder & the Detroit Wheels » ¡Jenny da un paseo! » «White Room» de Cream está totalmente en la timonera de Purple, y el liga rompe con «Satanás» de Bob Seger, una excavación profunda particularmente astuta, como si fuera poco fuera de Bulo de fuego. Mientras tanto, el vallado de «Caught in the Act» fusiona fragmentos de cinco favoritos de los 60: «Going Down» de Jeff Beck Group, «Green Onions» de Booker T. y MG, «Hot ‘Lanta» de Allman Brothers Band, Led «Dazed and Confused» de Zeppelin y «Gimme Some Lovin ‘» del Spencer Davis Group, en un popurrí mayoritariamente instrumental que muestra por qué Mark VIII es una de las mejores formaciones del liga y más potente que la mayoría de sus predecesores Purple.

Álbumes de Deep Purple clasificados

Su dilatada carrera se extiende por más de medio siglo, con más de 20 álbumes de estudio, encima de muchos sets en vivo y los mejores.

.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *