Cinco actores diferentes han retratado a James Bond varias veces en la pantalla holgado, y cada una de sus épocas como 007 ha tenido sus propios picos y valles únicos.

Con las obvias exclusiones de David Niven y George Lazenby, cuyos únicos giros como superespía sajón se produjeron en la comedia de 1967. Casino Royale y 1969 En el servicio Secreto de su Majestad respectivamente, hemos reunido una ojeada cronológica a las mejores y peores películas de cada actor de Bond.

MEJOR: Dedo de oro (1964)

Es difícil imaginar a determinado que alguna vez tome el circunstancia de Sean Connery como el James Bond definitivo. Actuó como 007 en las primeras cinco películas de la serie, todas las cuales permanecen entre las más queridas y mejor reseñadas de la franquicia. 1964 Dedo de oro, su tercera aparición como el agente secreto sajón, es donde muchos de los rudimentos icónicos de la serie encajaron en su circunstancia: la canción temática que detiene el espectáculo, una secuencia de transigencia separada de la trama principal de la película, una descaradamente convocatoria Bond Girl, y por supuesto, los artilugios que ayudan a nuestro héroe a escapar de otra adversidad. Lógicamente, Connery lo une todo con su carisma irreplicable y su ingenio discreto.

Repasar más: Cómo ‘Goldfinger’ ayudó a especificar la serie de películas de James Bond

PEOR: Nunca digas nunca de nuevo (1983)

Más de una decenio posteriormente de sostener un segundo y aparentemente definitivo adiós a la serie 007 con 1971. Los diamantes son para siempre, Connery fue atraído de regreso al papel a través de un enorme cheque de Warner Bros.La compañía estaba explotando una lapso admitido que les permitió hacer una nueva película de Bond basada en el insignia de 1965. Thunderball sin la décimo de los administradores de la franquicia Eon Productions.

Pero no valió la pena. Connery y el productor Jack Shwartzman se pelearon constantemente durante el rodaje, y el producto final salió como un recauchutado rígido y rápidamente olvidable. Roger Moore al frente Octopussy, agresivo el mismo año, no fue mucho mejor, pero ganó fácilmente la batalla de taquilla de los Bonos.

Repasar más: Por qué Sean Connery tropezó en su posterior turno como James Bond

MEJOR: El informador que me amó (1977)

La franquicia Bond estaba en demarcación inestable posteriormente de la segunda película protagonizada por Roger Moore, 1974 El hombre de la pistola dorada, fue demasiado amplio y bromista, dejando a 007 luciendo más tonto que elegante. Luego de obtener un extraordinario éxito de taquilla, los productores reacondicionaron, aprovechando adecuadamente el encanto de Moore y aumentando drásticamente el valencia de producción del trabajo de acrobacias y la escenografía de 1977. El informador que me amó.

La persecución de esquí de transigencia vale solo el precio de la entrada, pero la película asimismo representó secuencias elaboradas bajo el agua, helicópteros y automóviles, y marcó el apertura del plebeyo de boca de hierro preferido de los fanáticos, Jaws. El reinado de Moore como Bond duraría otra decenio, aunque sus películas volverían a coquetear demasiado con la comedia a medida que avanzaban los primaveras 80.

Repasar más: Cómo ‘El informador que me amó’ resucitó a James Bond

PEOR: Una olfato para matar (1985)

Roger Moore había planeado retirarse del surtido 007 antaño de 1981 Confidencial, pero Eon Production se opuso a la idea de poner un Bond no probado contra el de 1983 de Connery. Nunca digas nunca de nuevo regreso, y aportó mucho plata para surtir a Moore a borde durante Octopussy ese mismo año.

A pesar de algunas señales claras de que era hora de linaje nueva, Octopussy Hizo suficiente correctamente para convencer a los productores de que trajeran a Moore una última vez para la decenio de 1985. Una olfato para matar. Fue un error, pero acullá de ser el único que hizo esta película demasiado complicada y casi instantáneamente fechada. Ningún de los intrigantes villanos mancuernas de la película, Christopher Walken y Grace Jones, tuvo lo suficiente para hacer, las acrobacias no alcanzaron los mismos picos innovadores que las películas anteriores, y hubo un sentido distintivo de complacencia en todo momento.

Repasar más: James Bond se enfrenta a una crisis de la mediana tiempo en ‘A View to a Kill’

MEJOR: Las luces del día vivientes (1987)

Dos primaveras posteriormente del punto bajo de Una olfato para matar, Timothy Dalton, quien rechazó la oportunidad de ser el primer reemplazo de Connery en 1969 En el servicio Secreto de su Majestad, ayudó a restaurar al menos cierto sentido de orden en la franquicia de Bond con Las luces del día vivientes.

Un retiro de las tramas cada vez más inverosímiles y las apuestas de las recientes aventuras de 007 resultó ser un movimiento bienvenido, que coincidía correctamente con el deseo de Dalton de retratar a Bond de una guisa más representativa de las novelas de Ian Fleming que dieron circunstancia a la serie de películas. Pero el proscenio más modesto quitó poco del brillo por el que la serie se había hecho conocida, un cambio que se haría aún más pronunciado con la próxima aventura de Bond de Dalton.

Repasar más: Un nuevo James Bond juega según el ejemplar en ‘The Living Daylights’

PEOR: Deshonestidad para matar (1989)

El segundo y posterior turno de Dalton cuando Bond encuentra que la serie está muy por debajo de su categoría de peso ordinario, saliendo más como un episodio innecesariamente violento de TV. Miami Vice que la última entrega de la franquicia cinematográfica más grandiosa de todos los tiempos.

En circunstancia de intentar competir con espectáculos de gran presupuesto como En investigación del arca perdida, hombre murceguillo y Regreso al futuro, los productores de bonos apuntaron a un enfoque fuerte y de bajo presupuesto en 1989 Deshonestidad para matar. La película, con una iluminación oscura y una puesta en terreno genérica, presenta linaje y vísceras gratuitas: un tiburón le devora la pierna a uno de los amigos de Bond y somos testigos de cómo la cabecera de un secuaz explota como un esfera en una cámara de descompresión.

Pero se siente como complemento a una historia suficiente genérica de un capo de la droga alocado por el poder, y la película se convirtió en la película de Bond más taquillera hasta la aniversario. Las batallas legales resultantes de la bancarrota de la empresa de distribución MGM pusieron la serie en hielo durante seis primaveras, lo que provocó un final temprano, pero quizás misericordioso, de la época de Dalton como 007.

Repasar más: Cómo la ‘atrevimiento para matar’ casi asesinó a la franquicia de James Bond

MEJOR: Ojo dorado (1995)

Luego de más de media decenio fuera del ojo manifiesto y con una ola tras otra de éxitos de taquilla de suspensión presupuesto compitiendo por la atención y el plata de los compradores de boletos, los productores de Bond sabían que tenían que mejorar su surtido para la decenio de 1995. Ojo dorado. Finalmente, conseguir a su codiciado Pierce Brosnan como el nuevo 007 fue un gran eclosión, ya que el actor trazó hábilmente su propia confín entre la arrogancia de Connery y el enfoque más guiñoso de Moore para el papel.

Los títulos de producción asimismo se alinearon más con la competencia, y la trama aprovechó la paranoia posterior a la Conflagración Fría, ayudada en gran medida por un robusto libramiento de plebeyo de Sean Bean. La era de Brosnan de cuatro películas nunca volvería a alcanzar estas staff, pero mantuvo un standard militar más suspensión que el que la serie había rematado en la decenio antedicho.

Repasar más: Cómo ‘GoldenEye’ de Pierce Brosnan revivió a James Bond

PEOR: Muere otro día (2002)

Aunque los cineastas intentaron con valentía refrescar la fórmula de Bond fresco con cierta sensibilidad tras el 11 de septiembre y artilugios de nivel de superhéroe y tipos malos cada vez más escandalosos, dos movimientos incongruentes que no encajan muy correctamente entre sí, fue impracticable irse Muere otro día sin pensar que la era Brosnan había pasado su aniversario de caducidad. El actor tenía sus propias razones para terminar con la franquicia, ya que se había cansado de hallarse atrapado entre las dos leyendas que lo habían precedido. «Estaba atrapado entre Bond de Sean Connery y Bond de Roger Moore», dijo al Correo diario en 2018. «Solo fue verdaderamente en Ojo dorado que hice mi Bond «.

Repasar más: ‘Die Another Day’ catapulta a 007 al siglo XXI

MEJOR: Casino Royale (2006)

Cuatro primaveras posteriormente de la despedida de Brosnan, la franquicia de Bond sufrió su cambio de dirección más radical: un reinicio total, con la era de cinco películas de Daniel Craig comenzando con el momento específico (y muy violento) de Bond se convirtió en 007. Casino Royale combinó con éxito la fidelidad a los libros originales de Fleming con una sensibilidad moderna y realista.

Este Bond podría lastimarse, tanto física como espiritualmente, y a diferencia de épocas anteriores, un nuevo enfoque serializado significaba que las cicatrices persistirían y se manifestarían de guisa razonamiento a lo desprendido de las futuras películas de Craig / 007. El resultado no fue solo la mejor película de Bond de los primaveras de Craig, sino una de las mejores de la historia.

Repasar más: Cómo Daniel Craig reinició a James Bond en ‘Casino Royale’

PEOR: Quantum of Solace (2008)

Aunque «peor» es un término relativo aquí, las cinco aventuras de Craig en Bond son la serie más consistente de películas de 007 desde el quimérico estreno de Connery en los primaveras 60. Quantum of Solace sufrió una extraordinario caída en el segundo año. El actor echa la pecado de la historia desenfocada y demasiado violenta directamente a la huelga de un escritor que provocó que la filmación comenzara sin un insignia completo. «Estábamos jodidos», le dijo a Time Out en 2011 (reimpreso por Colisionador). «Teníamos lo central de un insignia y luego hubo una huelga de escritores y no había nadie que pudiéramos hacer … Estábamos llenos». Por fortuna, la serie se recuperó drásticamente con la próxima salida de Craig, 2012 Skyfall.

Repasar más: James Bond aumenta la violencia en ‘Quantum of Solace’

.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *