La cuadrilla Brinsley Schwarz fue mejor conocida como el trampolín del querido de la nueva ola Nick Lowe. Lowe y varios otros formaron el género en 1969, nombrándolo en honor a su propio guitarrista.

A menudo descrita como la interpretación británica de la cuadrilla, Brinsley Schwarz escasamente había comenzado a desarrollar su sonido de pub-rock cuando el manager Dave Robinson ideó un detallado plan para ponerlos en el centro de atención. Iban a destapar para Van Morrison en el Fillmore East de Nueva York frente a docenas de periodistas, pero su avión llegó tarde, dejándolos con equipo prestado desconocido y poco tiempo para prepararse.

Mientras tanto, la prensa igualmente se retrasó conveniente a un aterrizaje de emergencia en el que después se les ofreció una mostrador osado y se presentaron al espectáculo en gran parte borrachos o con resaca. La diligencia resultante – y el libro inicio de Brinsley Schwarz, que era parte del trato – terminaron siendo un desastre publicitario considerado el «Brinsley Schwarz Hype».

Ese no fue el final para Brinsley Schwarz. Regresaron a Inglaterra para perfeccionar su sonido y volvieron a lo fundamental tocando en pubs y universidades locales. Recuperando su seguridad, Brinsley Schwarz invitó a un Elton John en galantería para destapar para ellos y se unió a Paul McCartney para su excursión de 1973 Wings antaño de finalmente disolverse en 1975.

Su guitarrista homónimo, sin confiscación, estaba allí de terminar. Schwarz pasó a formar The Rumor, la cuadrilla de apoyo de Graham Parker, y produjo varios de sus álbumes. Incluso a posteriori de la separación de la cuadrilla en 1980, Schwarz continuó colaborando con Parker, así como con Lowell George de Little Feat, Desmond Dekker y Garland Jeffreys, el postrero de los cuales lo llevó a una velada en la que abrió para los Rolling Stones.

UCR habló con Schwarz tras el dispersión de Enredado, su segundo álbum en solitario.

Sé que algunas de estas pistas fueron cosas que no llegaron a aparecer en tu postrero libro, pero ¿hubo poco específico que te motivó a componer un nuevo disco ahora?
Sí, por las cosas que se grabaron antaño del sitio, tenía muchas ganas de hacer «Love Gets You Twisted». «Varados» fue uno. Así que dediqué más tiempo a hacer «Stranded». Pero en «Crazy World» tenía muchas ganas de hacer eso ahora. Y de hecho, acabo de terminar de registrar otro tema, que igualmente quiero hacer ahora, pero tendremos que esperar hasta principios del año que viene.

Y tocas todos, o casi todos, los instrumentos del disco. ¿Fue producto de la pandemia o poco que planeaste hacer desde el principio?
Bueno, yo no toco la escuadrón. Solo hay algunas pistas en las que tintineé la escuadrón, pero lo hice con mis manos en punto de con palos. Los palos son muy confusos. Pero sí, cuando comenzamos, no tenía ideas preconcebidas sobre cómo sería en tajante. Simplemente evolucionó. Así que tengo los bateristas adecuados en la viejo parte. Y [producer] Jaime [Hallawell] toca todos los teclados, aunque igualmente he hecho un poco de entraña en algunos. Y guitarras, eso es, más o menos. Resulta que puedo tocar el bajo, lo cual fue una sorpresa.

Audición ‘You Drive Me to Drink’ de Brinsley Schwarz

Conociste a uno de tus primeros colaboradores, Nick Lowe, en un internado cuando eras adolescente. ¿Recuerdas tu primera impresión de él?
No, él era dos primaveras último que yo y, por lo tanto, dos niveles en la escuela más debajo. Era un internado y estábamos en casas diferentes. Entonces, positivamente no lo conocí hasta al menos un par de primaveras a posteriori de que fuimos allí, o tal vez incluso tres, un género de nosotros solíamos escabullirnos de los dormitorios en medio de la tenebrosidad. Había un gran salón con un decorado y debajo del decorado estaba este gran salón. Y solíamos ir y ocurrir el rato allí, refrescar sidra y tocar rock ‘n’ roll en cualquier cosa que pudiéramos conseguir que hiciera ruido. Eso habría sido una musculoso paliza y una expulsión si nos hubieran atrapado, pero nunca lo fuimos por alguna razón. Entonces, fue entonces cuando conocí a Nick y todos éramos solo niños de la escuela rebelándose.

Fueron Nick Lowe y Bob Andrews, que más tarde estuvo en el Rumor contigo, quienes sacaron a relucir e insistieron en la idea de poner tu nombre a la cuadrilla. ¿Por qué?
Pensaron que era un nombre positivamente formidable. Bueno, no dijeron formidable. Creo que probablemente dijeron: «Ocurrente. Qué gran nombre para una cuadrilla». Lo que dije, «Bueno, no lo creo, pero estoy en desventaja, así que ahí está».

Brinsley Schwarz, el género, es comparado con frecuencia con The Band. Les prestaste tus instrumentos y tu espacio de memoria cuando vinieron al Reino Unido para efectuar, ¿verdad?
Solo los conocimos una vez, durante ese período, que es cuando surgieron. Y creo que lo pasaron acertadamente. Vivíamos en una gran casa de campo, que probablemente sea [five or six] cien primaveras. Estaban enamorados del punto. Usaron nuestro equipo y solo jugaron durante unas horas, y luego hicimos sándwiches y les compramos cerveza y esas cosas, pasamos el rato un rato y luego se fueron.

Y Robbie Robertson fue una gran influencia en tu forma de tocar la guitarra. ¿Quién más está en esa repertorio de influencias?
Desde el principio, Hank Marvin. Él es la razón por la que tomé la guitarra en primer punto, y su influencia nunca ha desaparecido. Hay una especie de belleza melódica en el sonido que hace que nadie más puede hacer. No hay nadie que pueda sonar como Hank Marvin. Y luego toda la multitud a principios de los sesenta. Estábamos inundados de bandas con muchos guitarristas. Entonces, obviamente, George Harrison, Eric Clapton, chicos de blues, Albert King. Y luego, más tarde, Robbie Robertson, y luego los chicos de Little Feat y Steely Dan: Robben Ford, Larry Carlton, esos tipos. En algún momento me volví más devoto a los guitarristas estadounidenses que a los ingleses, supongo que en el 68.

Entonces, el «Brinsley Schwarz Hype». ¿Cómo crees que las cosas hubieran sido diferentes si ese incidente nunca hubiera sucedido y hay alguna parte de ti que, en cierto sentido, se alegra de que las cosas hayan desencajado como sucedió?
Si no hubiéramos hecho eso y no hubiéramos hecho nulo más, habríamos desaparecido y disuelto. Solo pudimos hacer un disco porque hicimos el Fillmore, y solo pudimos hacer el Fillmore porque hicimos el disco y escribimos las canciones. Entonces, era un círculo vicioso y teníamos que hacer todos.

Es una historia mucho mejor que si hubiera desencajado acertadamente. Si hubiera desencajado acertadamente, probablemente no hubiéramos prestado mucha atención a Van Morrison. Verlo durante cuatro programas, en ese momento de nuestras vidas, fue una gran patada. Nos dimos cuenta de que teníamos que dar marcha antes y seguir siendo una cuadrilla adecuada, que es todo lo que extrañamos. La multitud parece desterrar que eres una cuadrilla, y es más importante que la cuadrilla sea formidable que cualquier persona individual. Si eres una cuadrilla, entonces debes estar todos juntos haciendo lo mismo, como un equipo de fútbol.

No mucho a posteriori de eso, volviste a tocar en pubs discretos y en conciertos universitarios y, en un momento, elegiste a Elton John como tu acto de comprensión. ¿Cómo sucedió y cómo fue ese software?
La primera vez que conocimos a Elton, nos estaba apoyando en una universidad en Richmond, al oeste de Londres. Y solo tocaba el piano y cantaba canciones. Pensamos que era bueno y pensamos que era un buen tipo. Y pensamos, si lo tuviéramos apoyándonos, entonces no tendríamos el equipo de otra cuadrilla en nuestro camino y sería más ligera en militar. Entonces, siempre que pudimos, cuando nos preguntaron: «¿Hay algún a quien le gustaría que lo apoye?» Diríamos «Sí, este tipo se fogosidad Elton John».

A posteriori de que pasó el tiempo, y Elton se hizo más amplio, nos llamó y nos dijo: «Estoy de excursión por Estados Unidos. ¿Quieres destapar para mí? Serás el tercero en la repertorio». Y pensamos: «Sí, tercero en el tesina de ley, entonces la multitud entrará. No nos van a escuchar positivamente, porque vienen a ver a algún más. Probablemente no valga la pena para nosotros». Entonces dijimos que no. [Laughs.]

Además hiciste una excursión con Paul McCartney, como telonero de Wings en el 73. ¿Tienes un regalo preferido de esa excursión?
Tengo bastantes memorias. Esto es solo una pequeña cosa divertida. La mañana a posteriori de cada concierto, el gran autobús aparecía frente al hotel, delatando inmediatamente, si [the fans] aún no lo sabía, el paradero de Paul. Habría una gran multitud de chicas jóvenes y fanáticos merodeando fuera. Así que todos nos íbamos y nos subíamos al autobús sin Paul ni Linda, y el autobús se marchaba. Entonces todos pensaron: ‘Oh, debe haberse ido de otra modo’. Entonces la multitud se dispersaría. El autobús daría un gran círculo más o menos de la ciudad, volvería de nuevo y él estaría esperando y simplemente cruzaría y se subiría al autobús.

Entonces, mientras eso sucedía, todos sabíamos lo que estaba sucediendo, estaríamos leyendo el gaceta, estaríamos sentados con resaca, estaríamos haciendo cosas de la mañana a posteriori de un concierto en el autobús, no positivamente prestando atención a muchas cosas que sucedían, y luego Paul se subía al autobús. Y en el momento en que se subió al autobús, a posteriori de un tiempo descubrí que todos eran iguales que yo, y fue que tan pronto como apareció, una canción de los Beatles apareció en tu inicio. Entonces estarías leyendo un texto o poco así, mirarías en torno a en lo alto y dirías «¡Buenos días, Paul!» ‘Ella te ama, sí, sí, sí. No había nulo que pudieras hacer al respecto. Y todo el mundo era igual, no importaba cuánto tiempo llevaran con [him]. Cuando está en la habitación, tienes una canción de los Beatles en la inicio. No hay nulo que puedas hacer al respecto.

¿Era esa canción en particular para ti?
Sí. Más tarde en esa excursión, estábamos en una habitación de hotel en algún punto y teníamos dos guitarras y muchos de nosotros, todos los Brinsley y todo el equipo. Nuestro otro guitarrista, Ian [Gomm], dio [McCartney] una guitarra e inmediatamente dijo: «No, lo siento, ¡no es para zurdos!» Y Paul dijo: «Está acertadamente», y procedió a divertirse. No regalo si jugó siniestro al revés, creo que eso es lo que hizo. Empezamos a tocar canciones: canciones de rock ‘n’ roll, todo tipo de canciones, pero no canciones de los Beatles. Nadie se atrevería a nacer una canción de los Beatles.

Y a posteriori de una hora y media, uno de sus roadies dijo: «¡Vamos Paul, toca una canción de los Beatles!» Entonces comenzamos a tocar canciones de los Beatles. Entonces, lo que estaba sucediendo era que todos los demás cantaban la parte de John Lennon o George Harrison, todos cantaban los solos de guitarra, que todos sabían. Y en un momento, yo estaba en un extremo de la cama, él estaba sentado en el otro extremo; me di la envés y lo miré porque comenzó a emocionarme. Y había lágrimas cayendo por sus mejillas. Además le afectó. No creo que desaparezca nunca para la multitud de la época, la multitud que era fresco en ese momento.

Mire a Brinsley Schwarz efectuar en la ‘Prueba del silbato monótono envejecido’ en 1973

Y hablando de otros memorias de la excursión, una vez abrió para los Rolling Stones en 1981 cuando tocaba con la cuadrilla de Garland Jeffreys, y Charlie Watts y Bill Wyman vinieron a visitarlo al camerino antaño del show. Probablemente querían alejarse de Mick [Jagger] y keith [Richards] por unos pocos minutos.
Bueno, querían alejarse de Mick. Keith no había aparecido todavía, por eso se estaba volviendo hastiado. Como dijo Bill Wyman, «Mick está teniendo una de sus extravagancias». Keith y ron [Wood] todavía estaban en el hotel.

¿Cuáles son tus otros memorias de esa tenebrosidad?
Estaba comprobando el sonido por mí mismo. Siempre disfruté mucho de la comprobación de sonido durante el viejo tiempo posible. Y todos los demás se habían ido de regreso al camerino y yo estaba tocando mi micrófono, y sentí que algún estaba parado a mi costado y dijo en mi mejor tono Basil Fawlty, me di la envés y dije: «¿Sí? ¿Qué?» Y ese era Mick Jagger. Dijo: «¡Oh, lo siento! Solo estaba viendo lo que tienes en el suelo». Así que charlamos sobre el tráfico de pertenencias.

Hace poco vi efectuar acústicamente a Graham Parker, con quien te uniste en 1976, y luego te reuniste con él y The Rumor en 2010. ¿Por qué crees que te llevaste tan acertadamente con él?
No tengo idea. Cuando nos encontramos por primera vez, a posteriori de todo ese tiempo, que fueron 30 primaveras impares, fue como si los 30 primaveras no hubieran sido. Fue como hace tres días. Y supongo que cuando eres más fresco y estás en una cuadrilla y estás tratando de abrirte camino y mejorar y ser más exitoso al mismo tiempo, hay presiones, cosas que tienes que hacer, cosas que quizás no haces. quiero hacer. Y puede poseer mucha angustia al respecto, ya sea que estés haciendo la canción correcta de la modo correcta y todo eso.

Pero cuando tienes 60 y poco, simplemente no importa. Lo que te queda es el hecho de que estos son tus amigos, y estás ahí para tocar música juntos y eso es lo que haces.

Top 100 de álbumes de rock de los 70

Desde AC / DC hasta ZZ Top, desde ‘Bridge Over Troubled Water’ hasta ‘London Calling’, todos están aquí.

Mira a Paul McCartney en Las teorías de conspiración más locas del rock

.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *