Richard Pryor perfecciona el stand-up en 'Sunset Strip' - SherpaWeb

 

 

 


Richard pryor perfecciona el stand up en sunset strip 1

Antaño de los 40, Richard Pryor fue descartado por muchos como una advertencia sobre el mundo del espectáculo. El 9 de junio de 1980, su larga historia de tropelía de drogas y licor culminó en una autoinmolación igual que parecía condenar su vida y su carrera. Con quemaduras graves en más del 50 por ciento de su cuerpo, los médicos de Pryor, de 39 primaveras, le dieron al cómico y al actor una probabilidad de supervivencia de uno en tres.

La película del concierto Richard Pryor: Vive en Sunset Strip se estrenó menos de dos primaveras posteriormente, el 12 de marzo de 1982. Con el pulcro y enérgico Pryor entregando, a lo dadivoso de dos presentaciones con entradas agotadas en el Hollywood Palladium, uno de los mejores escenarios de su carrera, la película trajo más de $ 36 millones en taquilla, convirtiéndose en la película de concierto más taquillera de todos los tiempos. (Eventualmente superado por el eventual de Pryor Noches de Harlem coprotagonista y descendiente de monólogos Eddie Murphy, con Eddie Murphy crudo en 1988.) El libro que lo acompaña todavía tuvo un gran éxito, le valió a Pryor un Grammy a la Mejor Reproducción de Comedia y consolidó el espacio ya formidable de Pryor en la historia del stand-up.

 

Emergiendo entre el sabido abarrotado con un traje rojo brillante y una camisa y corbatín negros a entretenimiento (cuyo cuello detención sirvió para ocultar las cicatrices de quemaduras que Pryor llevó hasta su asesinato de un ataque al corazón y atrofia múltiple en 2005), Pryor subió al atmósfera Palladium e inmediatamente se lanzó a su cadencia de predicador. “Estamos reunidos aquí hoy”, comienza Pryor, dejando que su audiencia se adapte a su ritmo, “para asegurarnos de que todos coman. Si no el uno al otro, entonces la comida”.

Cualquier óxido que haya podido activo se atomiza en un instante. (Incluso si hay informes de que el primer espectáculo de Pryor de los dos juntos para la película fue mucho peor que el segundo). Lo que sigue en la película de 82 minutos es quizás la última y mejor gran comportamiento de Pryor nunca capturada en una película. (Richard Pryor: aquí y ahorade 1983, es una sombra inestable en comparación, aunque, al ser un concierto de Richard Pryor, vale la pena buscarlo).

Si proporcionadamente algunos señalarían comprensiblemente la película de stand-up de 1979, Richard Pryor: en vivo en conciertocomo punto culminante del cómic, Vive en Sunset Strip cuenta con un Pryor cuyos instintos narrativos siempre confiados han sido atenuados por las experiencias que tan vívidamente trae a la vida. Esto no quiere afirmar que Pryor no siempre haya tenido mucho dolor para informar su comedia.

En la película, Pryor minimiza las dificultades de crecer en Peoria, Ill., una remisión pasajera al productivo negocio de burdeles de su abuela que simplemente insinúa una infancia cuyas cicatrices marcaron a Pryor mucho antaño que el incendio. Ahora, posteriormente de numerosas retrospectivas y biografías, somos conscientes de que Pryor sufrió tropelía sexual y el conocimiento de que su padre sirvió como chulo de su principio buscona, anejo con el trauma diario de crecer infeliz en Estados Unidos. Al ver la película ahora, todavía tenemos el hecho de que las horribles quemaduras de Pryor, infamemente volátil, fueron el resultado de un intento de suicidio o una crisis de saco evadido, o, probablemente, una combinación inalcanzable de separar de los dos.

 

Pryor no aborda el incidente hasta la hora de Vive en Sunset Strip, con los primeros 45 minutos compuestos por el tipo de narración aparentemente sin esfuerzo que continúa inspirando a generaciones de imitadores. Acelerado y ágil, el don de Pryor para la mímica a menudo se subestima en comparación con su alardeado material sobre raza y sexo. “No soy un día en la playa”, admite el cómico, aunque la tumultuosa ya menudo abusiva historia de Pryor con las mujeres de su vida es simplemente una insinuación.

Pero como Pryor hace pantomimas, todo, desde los animales que vio en un delirio a África hasta la conejita de Playboy inexplicablemente excitada por la voz cómica de inmaduro pequeño de Pryor hasta los dueños del club de la mafia que reaccionaron en presencia de el intento del ingenuo fresco Pryor de extraer su cuota con una pistola de inicio. , Vive en Sunset Strip existe como prueba de su incomparable facilidad con la comedia física y la sincronización impecable. Viajes y turismo

Vea un anuncio de televisión de ‘Richard Pryor: Live on the Sunset Strip’

Capturar comedia en concierto siempre ha sido un arte esquivo, y Vive en Sunset Strip sufre los cortes continuos y discordantes del director Joe Layton a la audiencia rugiente. Si proporcionadamente es interesante ver a Jesse Jackson disfrutando del material vigorizantemente celeste de Pryor, Layton emplea la organización alienante de provocar risas individuales, que aparentemente emanan de los miembros de la audiencia en el corte. Por fortuna, la película fue filmada por el aclamado director de fotografía Haskell Wexler, quien logró fusionar las dos noches de comportamiento de Pryor en un todo valentísimo. (Aparentemente, solo puede ver la diferencia en la largura del pañuelo de faltriquera de Pryor).

Discordante todavía es la demanda de alguno en la audiencia a parte del espectáculo de que Pryor sacara a Mudbone, el vetusto personaje marchito que había canalizado de vez en cuando durante gran parte de su carrera. Si la interrupción se planteó antaño de tiempo o no, la rutina subsiguiente es, nuevamente, un armario culminante para el trabajo del personaje de Pryor, con Mudbone, siempre poco impresionado, finalmente mencionando el momento en que Richard se prendió fuego. “Ese fuego se metió en su culo y lo jodió en lo alto”, se lamenta Mudbone, antaño de atracar cómo tratar de departir con Pryor, drogado con coca, es “como tratar de departir con el culo de un babuino”.

Al igual que la comedia de personajes que rompe el flujo de contemporáneos como Lily Tomlin, la rutina de Mudbone funciona para algunos como una pausa en el set, incluso si los siete minutos improvisados ​​de Pryor como su alter ego más sabio y cascarrabias siguen siendo una estancia maestra del trabajo del personaje. Pero continúa con gracejo en los últimos 20 minutos de Pryor, un tramo revelador para la época en el que el cómic convierte el dolor impensable en una comedia espectacular.

Luego de una broma sobre sus quemaduras causadas por mezclar su rutina nocturna de galletas y látex («¡La mierda explotó!»), Pryor es muy directo sobre su anexión, el fuego y su terriblemente dolorosa recuperación. Entrelazándose con varios personajes involucrados, Pryor canaliza a la enfermera demasiado alegre que lo prepara en vano para su primer baño posterior al incendio, los intentos sensatos del formidable e imperturbable amigo Jim Brown para atraer al Pryor antaño del percance fuera de su autoimpuesto el expatriación de las drogas y, lo que es más revelador, la voz insidiosa de su propia pipa de drogas, cuyas seductoras codependencias prometen paz al cada vez más retraído Pryor, siempre y cuando lo mantenga alimentado.

Mira un clip de ‘Richard Pryor: Live on the Sunset Strip’

Este material es simplemente fascinante, con la imitación de Pryor del trillado ultimátum de Brown, «¿Qué vas a hacer?», Jugando como la más histérica de las tragedias. (Según Pryor, Brown casi logró convencerlo de que fuera a percibir tratamiento ajustado antaño del incendio). Y la pantomima angustiada de Pryor de su reacción a una porífero mojada en sus terminaciones nerviosas recién despertadas ve lo cómico que emerge de su punto de vista a esos brazos. agitando espasmos de dolor con lágrimas reales brillando en sus fanales.

Al igual que con un popular bit precursor en Vive en Sunset Strip sobre una revelación que tuvo en África sobre su uso de lo que ahora se conoce como la palabra N, Pryor realiza la embeleso novelística de hacer que lo que está meticulosamente escrito y ensayado resuene con la chispa del autodescubrimiento verdadero e inmediato. Pryor puede activo comenzado su comportamiento como predicador, pero a pesar de que proclama que no está tratando de sermonear a nadie con su propia experiencia aprendida con esfuerzo, Vive en Sunset Strip termina con una de las representaciones más aleccionadoras, pero divertidas, de la anexión y sus secuelas nunca registradas.

Incluso si sabemos que este Pryor no nos estaba diciendo toda la verdad sobre la indeterminación que casi lo mata, Vive en Sunset Strip se erige como un monumento a uno de los artistas cómicos más volátiles y brillantes que nunca haya existido. Es Pryor capturado, gracias a Dios, en su vértice.

15 invitados que fueron excluidos de ‘Saturday Night Live’


Richard Pryor perfecciona el stand-up en 'Sunset Strip' - SherpaWeb

Antaño de los 40, Richard Pryor fue descartado por muchos como una advertencia sobre el mundo del espectáculo. El 9 de junio de 1980, su larga historia de t

musica

es

https://sherpaweb.es/static/images/musica-richard-pryor-perfecciona-el-stand-up-en-sunset-strip-sherpaweb-2111-0.jpg

2022-12-21

 

Richard pryor perfecciona el stand up en sunset strip 1
Richard pryor perfecciona el stand up en sunset strip 1

Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

 

 

Update cookies preferences